Historia de la Tarta Sacher

  • Tarta Sacher

    Tarta Sacher

  • Tarta Sacher Viena

    Tarta Sacher Viena

  • Tarta Sacher Thermomix

    Tarta Sacher Thermomix

  • Tarta Sacher con Fresa

    Tarta Sacher con Fresa


  • "Historia de la Tarta Sacher"

    Historia de la Tarta Sacher


    Rara vez una tarta tiene tanta historia y popularidad como la tarta Sacher o Sacher Torte. Hoy en día son muchos los turistas que acuden a la ciudad donde tuvo origen esta tarta tan sólo con la intención de probar la receta original. La tarta Sacher se preparó por primera vez en el año 1832 por el ayudante de cocina Franz Sacher, que la hizo especialmente para sorprender al príncipe Klemens Wenzel Lothar von Metternich con una tarta que finalmente acabaría siendo en parte de la historia de esta ciudad.

    Al parecer el jefe de cocina principal del hotel no estaba ausente de su puesto y fue este joven ayudante, que por entonces no había cumplido ni los 17 años de edad, quien tuvo que encargarse de servir al Príncipe. La tarta que preparó sorprendió gratamente a todos los invitados y fue el comienzo de una gran cerrera como cocinero.

    Desde la creación de la tarta Sacher, hace ya más de un siglo y medio, se ha seguido elaborando de la misma forma y con los mismos ingredientes. La original tarta Sacher se compone de dos mitades de bizcocho de chocolate, y en el medio de los bizcochos una capa de mermelada de albaricoque, y se cubre la tarta con una capa de un glaseado de chocolate intenso. Esta tarta se puede tomar acompañado de crema Chantilly, ya que el bizcocho puede resultar un poco seco.

    Eduard, el hijo de Franz Sacher comenzó a preparar la tarta Sacher en una confitería en la que trabajaba, llamada Demel, antes de marcharse y abrir el famoso hotel Sacher, dónde siguió preparando la tarta. Años después de la muerte Eduard, sus herederos mantuvieron una disputa legal durante años con la familia del dueño de la pastelería Demel, para ver quién sería el propietario legal de la receta. La justicia al final dio la razón a la familia Sacher, confirmándolos como los creadores, pero a día de hoy ambos establecimientos siguen vendiendo la tarta Sacher, y son tan similares que la diferencia más apreciable es que la del hotel solo lleva una capa de mermelada y la de la pastelería lleva dos.