Tarta Sacher Viena

  • Tarta Sacher

    Tarta Sacher

  • Tarta Sacher Viena

    Tarta Sacher Viena

  • Tarta Sacher Thermomix

    Tarta Sacher Thermomix

  • Tarta Sacher con Fresa

    Tarta Sacher con Fresa


  • "Tarta Sacher Viena"

    Receta Tarta Sacher Viena





    Os traemos ahora la receta de la conocida tarta Sacher Viena, la original que podemos degustar en la ciudad de Viena hoy en día. Es casi igual que la tarta Sacher tradicional, pero con algunas pequeñas variaciones.

    Ingredientes:

    - 150 gramos de chocolate negro
    - 120 gramos de azúcar
    - 120 gramos de azúcar glas
    - 150 gramos de mantequilla
    - 150 gramos de harina
    - 75 gramos de almendras molidas
    - 6 huevos grandes
    - Mermelada de albaricoque para el relleno

    Para la cobertura:

    - 175 gramos de chocolate negro
    - 75 gramos de mantequilla
    - 100 ml de nata líquida


    Preparación:

    Con los ingredientes indicados vamos a preparar una tarta Sacher en un molde de 25 centímetros de diámetro, un molde desmoldable para facilitar sacar el bizcocho una vez esté listo. Ajusta la cantidad de los ingredientes manteniendo su proporción si vas a emplear otro molde de distinto tamaño. Comenzaremos antes de nada con la preparación del bizcocho, que forma la base de la tarta Sacher Viena.

    Vamos a batir la mantequilla, que deberá estar un poco derretida para ayudarnos a mezclarla bien, con el azúcar glas. Lo mejor es usar una batidora de toda la vida con unas varillas, queda una mezcla perfecta. Después separamos las claras de los huevos, y echamos las yemas una a una a la mezcla anterior sin dejar de remover mientras tanto. Os aconsejamos limpiar la cascara de los huevos, para evitar que la clara entre en contacto con la misma, que puede estar sucia.

    Pasamos a derretir chocolate negro, que debe ser intenso, de al menos un 70% de cacao. Lo más cómodo es derretirlo en un microondas, pero hay que tener cuidado de hacerlo poco a poco y controlando que no se nos queme. O bien lo hacemos al baño maría o en un cacito puesto a fuego lento. Cuando se haya derretido del todo lo dejamos enfriar bien. Aprovechamos entonces y precalentamos nuestro horno a 190ºC.

    Ahora vamos a montar las claras de los huevos, con el azúcar normal, y cuando se mezcle bien y quede bien densa, agregamos la harina tamizada y las almendras molidas o trituradas. Si las compras enteras puedes usar una picadora para dejarlas bien machacadas. Se vuelve a batir todo para conseguir una pasta homogénea y sin grumos, lo que conseguiremos batiendo con paciencia durante un buen rato.

    Es el momento de mezclar todo lo anterior, tanto la primera mezcla de mantequilla, azúcar glas y yemas de huevos, junto con el chocolate que habíamos fundido y además de esta última mezcla que acabamos de hacer. Con la batidora con varillas conseguiremos una mezcla cremosa y sin grumos, que será nuestro bizcocho para la tarta. Cogemos el molde para la tarta Sacher, engrasamos con mantequilla y encima espolvoreamos harina por la base y las paredes, y después vertemos la masa del bizcocho.

    Cuando el horno llegue a los 190ºC seleccionados, vamos a meter el molde y dejamos hornear unos 35-40 minutos para que se haga bien por dentro y por fuera. Siempre hay que pinchar el interior antes de sacarlo, con un cuchillo por ejemplo, y si sale limpio es que por dentro ya está listo para sacarlo. Si sale manchado, dejamos unos minutos más. Sacamos del horno el bizcocho y lo dejamos templar a temperatura ambiente antes de desmoldarlo y colocarlo sobre una rejilla para que se enfríe del todo.





    Mientras esperamos que se enfríe, nos ponemos a hacer la cobertura de la tarta, para lo que vamos a fundir el el chocolate negro, que debe tener 70% de cacao al menos, por otro lado, con la mantequilla. Seguramente la mejor manera de hacer esto es al baño maría, aunque también se puede utilizar el microondas. En el momento que veamos que se han fundido, le añadimos la nata, removemos para mezclar bien, y dejamos reposar la mezcla.

    Volvemos al bizcocho, que si ya está menos caliente lo vamos a igualar cortando la parte superior que haya subido, para que quede bien plano. Le damos la vuelta, de forma que quede arriba la parte de abajo, que es la que más bonita ha quedado al hornearse. Lo vamos a cortar por la mitad de forma horizontal y untamos mermelada de albaricoque en las dos partes. Echa toda la cantidad que puedas para darle buen sabor a la tarta, y limpia los bordes de la que haya sobresalido al colocar las dos mitades una encima de otra.

    Para finalizar la tarta Sacher, necesitamos poner el bizcocho ya relleno sobre una rejilla que lo eleve un poco, ya que vamos a verter la cobertura de chocolate por encima, de forma que al escurrir hacia abajo, forme una capa por encima y por los lados del bizcocho, y todo lo sobrante gotee hacia abajo. Esto nos hará que la tarta quede con buen aspecto, con el chocolate muy liso. Debajo de la rejilla podemos poner algún trozo de papel de aluminio o similar para que el chocolate sobrante lo podamos retirar limpiamente luego.

    Dejamos que se cuaje bien la cobertura, y después vamos a colocar la tarta Sacher Viena sobre una bandeja y la metemos en el frigorífico unas horas, para que se cuaje el chocolate y la tarta quede bien fría a la hora de comerla. Esperamos que el resultado de la tarta os guste y la volváis a preparar en alguna ocasión.